¿Cómo y cuándo pueden los niños estudiar música?

¿Cuándo y Cómo pueden los niños estudiar música?

La música nos acompaña día a día, es ese sonido que nos alegra, nos entristece, nos hace reír e incluso alocarnos. Tarareamos canciones, bailamos, jugamos a tocar un instrumento y eso nos hace feliz, segrega la “hormona de la felicidad” en el ser humano.

Ya desde el embarazo, las matronas aconsejan poner música a los bebes cuando están dentro del vientre, ya que les ayuda a desarrollar la inteligencia y facilita en la posterioridad el habla del niño; cantarles, ponerles los walkmans en el vientre, tararearles… proporciona bienestar al feto. Una vez nace el bebe, en sus primeros meses de vida,  las nanas son unas canciones esenciales para su desarrollo y tranquilidad.

 Por eso la música es tan importante en el desarrollo y crecimiento de un niño. La música desarrolla un sinfín de razones  afectivas, emocionales e intelectuales, de ahí que estudiar música desarrolle habilidades que ayudan a mejorar otros campos de aprendizaje.

Pero una cosa es cantar una nana, bailar con tu hijo los cantajuegos, regalarle juguetes que hagan música o sonidos (en la mayoría de los casos estridentes) y otra cosa es, estudiar música. Que a un niño le guste o no la música irá desarrollándolo en los primeros tres años de su vida pero si le gusta, se notará.

A todos los niños les gusta cantar y bailar porque lo asocian a un juego no a una obligación. Estudiar música es algo divertido y muy entretenido pero cuando se estudia es una obligación y eso, muchos pequeños no saben asumirlo. De ahí que, muchos padres dudan cuándo apuntar a sus hijos a música.

En nuestra Escuela de Música UMP, se puede estudiar música a partir de los 3 años. Un niño a partir de los tres años sabe elegir y decidir si algo le gusta o no. Es pequeño para asumir responsabilidades pero no para aprender divirtiéndose. Por eso el aprendizaje de la música, sobre todo a esas edades, se realiza primero y fundamentalmente por la voz. Cantando, en el Jardín Musical,  se desarrollan una serie de facultades que luego se aplicarán a la práctica de cualquier instrumento. Es la mejor forma de entrenar al oído.

Después tendremos que tener en cuenta una serie de factores; los gustos del niño, si se siente atraído por algún instrumento, etc. Al niño debemos intentar enseñarle el abanico de posibilidades instrumentales que existen dentro de la música, pero luego, siempre respetar su elección, porque así seguro que le sacará provecho.

Cuando hacemos música practicamos la concentración, la capacidad de esfuerzo, la motivación, el trabajo en equipo, la audición, la creatividad, ser más participativos, la sensibilidad artística. Muchas de estas cosas nos acompañan el resto de nuestras vidas y la hacen mucho más fácil. De ahí que estudiar música ayuda a los niños y a los mayores a obtener mejores resultados académicos

Pero estudiar música ha de ser un placer, se ha de querer. Es mucho más importante estudiar bien que estudiar mucho, hay que ser constantes y estudiar un poquito diariamente de música así, los resultados, de éxito, están asegurados.

 ¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene talento musical? 

Todos tenemos capacidad y talento, cada uno distinto, todos los niños tienen habilidades musicales y a diferencia de los adultos una creatividad enorme y sin límites. Su cabeza está limpia de prejuicios y de limitaciones. Lo fundamental es que nuestros hijos estén motivados. Para saber si tu hijo tienen capacidad y talento para la música, solo hay una manera: probando, jugando, investigando y observando.

 

 

Comparte esta noticia

Usted está aquí: Inicio Noticias ¿Cómo y cuándo pueden los niños estudiar música?